top of page

Dolor crónico

Dolor de barriga

Página en desarrollo

El impacto físico, emocional y social del dolor crónico es enorme. Se caracteriza por ser persistente y duradero, generalmente durante tres meses o más. Puede tener diversas causas, como lesiones, enfermedades crónicas, trastornos musculoesqueléticos o condiciones médicas complejas. Este tipo de dolor puede afectar significativamente la calidad de vida, generando limitaciones en las actividades diarias, alterando el sueño, generando estrés y disminuyendo el bienestar emocional.

La Terapia Cognitivo-Conductual y la Terapia de Aceptación y Compromiso son los enfoques que más se utilizan para el tratamiento del dolor crónico. En la terapia exploramos las conexiones entre tus pensamientos, emociones y comportamientos con respecto al dolor. Te proporcionaré herramientas para identificar y modificar los pensamientos negativos y las creencias desadaptativas relacionadas con el dolor, y te enseñaré técnicas de relajación y manejo del estrés para reducir la percepción del dolor y mejorar tu bienestar general.

Además, trabajaremos juntos para establecer metas realistas y desarrollar un plan de actividad física adaptado a tus capacidades y limitaciones. La actividad física regular y el ejercicio adecuado pueden ayudar a reducir la intensidad del dolor, mejorar la función física y aumentar la producción de endorfinas, que son neurotransmisores naturales que promueven la sensación de bienestar.

Asimismo, podemos incorporar Técnicas de Mindfulness y Meditación para ayudarte a desarrollar una mayor conciencia del momento presente y a cultivar una actitud de aceptación y compasión hacia el dolor, lo que puede contribuir a reducir el sufrimiento asociado.

Mi objetivo es brindarte un enfoque integral y personalizado para el tratamiento del dolor crónico, centrándonos tanto en el manejo del dolor físico como en el bienestar emocional. Trabajaremos juntos para mejorar tu calidad de vida, reducir la discapacidad y desarrollar estrategias efectivas para enfrentar los desafíos asociados al dolor crónico.

No tienes que enfrentar el dolor crónico solo. Tus amigos, familiares y relaciones de calidad pueden amortiguar el sufrimiento. Aparte, tienes que saber que hay muchas personas alrededor con este mismo problema.

Si te has aconstumbrad@ a luchar contra el dolor y contra ti mism@ y esto no da resultados frucíferos, recuerda que en la batalla contra ti mism@ la derrota está garantizada...

bottom of page